Si te quieres mantener vivo será mejor que escuches a tu cabeza y no hagas caso de tus sentimientos, aunque he de decir que los valientes suelen morir.


3 jun. 2011

Si el amor me da la vida, la muerte me la quita.

Matarnos mutuamente por conseguir algo que sin saberlo ya es nuestro, arrebatar la vida a personas inocentes, vivir con la duda que en cualquier momento el botón al alcance de un señor será apretado, y sin más morirás porque una bomba atómica letal arrasará todo lo que encuentra a su paso, incluido tú y no parará, porque no tiene sentimientos, porque no es capaz de pensar que va a causar un dolor que durará años.
Porque me niego a pensar que por cada vida que se salva una muere, y que por cada noche en vela por que un niño vea la luz del día en algún otro lugar del mundo un niño morirá sin que nadie se entere, porque sencillamente nadie pensó en el cuando se tomó una decisión, que sin saberlo, cambiaría el rumbo de la humanidad, porque de que nos sirve una guerra que nos dejará destruidos, tantas muertes y una situación de estancamiento insostenible, y si, llegó un momento en el que los hombres morían por morir, porque ni unos ni otros vencían, porque es muy triste que una guerra que se ha llevado por delante la felicidad y la paz de chicas como yo se resuma en el tema 4 de mi libro de historia, porque desde mi limitada perspectiva veo muy atrás todas esas guerras, pero están tan cerca que aún se oyen los ecos de las bombas, y es ponerme por un momento en el lugar de una madre que la arrebatan a su hijo, es imaginarme que me separan de mi hermana, de mi madre, es no entender como se puede tener la sangre fria de no hacer nada por ayudar a unos niños que cuando se levantaron por la mañana aún eran felices, es dejarles morir, es matarles en vida, porque no es una pelicula, no es ficción, es la realidad, y todo esto paso hace nada, hace unas decadas, ni siquiera un siglo, tan privilegiados que somos y nos empeñamos en desaprovechar esta inteligencia, somos increibles, hemos sobrevivido a tantas tormentas, y sin embargo aquí estoy, sentada frente a un ordenador escribiendo en un lenguaje que se ha ido fraguando a lo largo de los años, y a mi corta edad darme cuenta de que el dinero no da la felicidad, de que te separa de lo que mas quieres. Me planteo si de verdad me merezco este cerebro, si de verdad esto esta bien, si tantas costumbres y tradiciones absurdas van a poder conmigo, porque todo el mundo habla del amor, pero y la muerte ¿Donde queda? si el amor me dió da la vida, la muerte me la va a quitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario