Si te quieres mantener vivo será mejor que escuches a tu cabeza y no hagas caso de tus sentimientos, aunque he de decir que los valientes suelen morir.


26 may. 2011

El único requisito para morir es vivir.

No hacía mucho tiempo, la verdad es que la pobre chica era como un fantasma, vagaba por la calle inalando gases de efecto invernadero mientras escuchaba una canción repetitiva que le recordaba a él, el amor, ese tema, el único tema, motivo de grandes de creaciones literarias, todos esos sonetos, toso esos poemas, todas esas palabras juntas que forman frases tan bonitas que hacen que una lagrimita baje por tus mejillas y que hace que te sientas realmente un idiota, esas noches en vela que se pasan pensando que todo volverá a ser como antes y torturando al corazón con martillazos de ilusión, porque puede que el amor sea lo mejor que te pase en la vida pero también será motivo de aburrimiento, esos insultos en voz alta hacia un cretino cuando ya te has asegurado que nadie te escucha, y escuchar de la boca de cuerdos que si el te quiere y tu a el le quieres cual será el problema, lo que no saben es que nunca nadie se pudo meter en mi mente, nunca nadie me pregunto si digo mentiras, solo me preguntaron si me interesaba un tema del pasado que quedó cerrado, deja ya de forjarme ilusiones, mi delicada felicidad se tambalea cuando me haces comerme la cabeza con todas esas palabras, eres como un clavo que se está oxidando en mi, eres como un ácido que me quema por dentro, pero quien soy yo para frenar lo inevitable... aunque tranquilo, las mentiras tienen las patitas demasiado cortas y te aseguro que la inteligencia que me ha dado la evolución acabará pillándolas, acabará poniendote en el lugar que te corresponde, y ya sabes, tu no me tienes que demostrar nada, sencillamente te darás a conocer sin que nadie te lo mande. Eres un efecto rebaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario